Soy un soñador y realista.

SOY

image
HOLA,

I'Soy Annesdy Tellado

Posee un Bachillerato en Educación y Tecnología, con concentración en Educación Elemental (K-3) de la American University of Puerto Rico, Recinto de Bayamón, tiene un Post Bachillerato en Maestro Bibliotecario y una Maestría en Ciencias de la Información de la Escuela Graduada en Ciencias y Tecnologías de la información, ambos de la Universidad de Puerto Rico, Recinto de Río Piedras.Actualmente trabaja en la posición de Maestro Bibliotecario en la Escuela Elemental María Justina Corredor Rivera, del Departamento de Educación en Puerto Rico. ​

Libros Publicados: ​ * Cupido Su Propia Historia de Amor (2015) Última edición. * Príncipe Inexplicable (2010) Premios: ​ * Ganador del premio de la semana en Poetas del Ama por el escrito "Mi corazón, mi razón y yo" *Premio Medalla de Oro AIPEH 2015 por el libro: Cupido Su Propia Historia de Amor.


Educación
Universidad de Puerto Rico

Maestría - Ciencias de la Información

Universidad de Puerto Rico

Post Bachillerato - Maestro Bibliotecario

American University

Bachillerato - Maestro Educación y Tecnología


Experiencias
Departamento de Educación

Bibliotecario Escuela Elemental


Proyectos
Tesorero de la Asociación Internacional de Poetas y Escritores Hispanos, sede de Puerto Rico (2015)
Socio de la Asociación de Escritores de Madrid (2015 - presente)
Miembro de la Asociación de Bibliotecarios Escolares de Puerto Rico (ABESPRI) 2014

764

#Annesdy

1664

#AnnesdyTellado

2964

#Escritor

1564

#PuertoRico

PASIONES

Escritor

Dos novelas publicadas. Una antología de relatos. Participación activa en varias plataforma en la WEB.

Bibliotecario

Maestro Bibliotecario de profesión. Amante a la lectura.

Mis Gustos

Me gusta la naturaleza, nardar, visitar la playa y ríos.

Fotos

Me gusta la fotografía, tirar fotos la naturaleza.

SOME OF WORK

Capítulo # 4 (Parte IV) NO ME DOY POR VENCIDO

Capítulo # 4 (Parte IV) NO ME DOY POR VENCIDO
Para capítulos anteriores o recientes puedes visitar: https://www.wattpad.com/myworks/113273295-pr%C3%ADncipe-inexplicable
Si quieres adquirir el libro impreso marca aquí:



—Pero ¿me faltan el respeto? —dijo mi padre, más molesto, mientras que la risa de los campesinos aumentaba. —Mi amor, te tienes que tranquilizar —dijo mi madre Carlota. —Padres, tranquilos —les hablé, tratando de tranquilizarlos—. Creo saber lo que está pasando. Es que Josué quiere que aprendamos algo de aquí. Entiendo que tenemos que hacernos pasar por campesinos. —¿Yo, el rey del Castillo de la Biblioteca? Jamás. —Padre, entonces en lo que tú me hablabas sobre la humildad... ¿Todo eso era una falacia? ¿Realmente no creías en lo que estabas enseñando? —lo miré a sus ojos, desilusionado. —Perdona, hijo, tienes toda la razón. Es que a veces uno se desespera en ver que las cosas se te fueron de las manos —me explicó mi padre. —Tranquilo, padre, te entiendo —susurré—, pero es momento de levantarnos. Viviremos como campesinos y comenzaremos a educarlos. A la hora de la verdad, mi bisabuelo les abrirá su mente y nos reconocerán, ya verás. —Hijo —dijo mi madre—, nos hablas como si tuvieras tanta experiencia. —No tanta como ustedes —afirmé—, pero la suficiente para entender que todo en la vida pasa por un propósito y que está en nosotros seguir caminando o detenernos. Créeme, hasta ciego me he quedado para aprender alguna lección. Nos presentamos como extranjeros. Mi padre comenzó a reunir a las personas para instruirlas sobre todo tipo de filosofía y libros que él había leído desde joven. Las personas realizaban círculos a su alrededor para escucharlo, mientras que mi madre Carlota tomaba nota de cada una de sus palabras. Por las tardes, mi madre, aparte de apuntadora, se la pasaba visitando todas las aldeas. Enseñaba a leer a las personas adultas que por alguna razón no sabían leer. Mientras que yo les leía cuentos a los niños de día y por las tardes les enseñaba vocabulario y educación a los jóvenes. Pasamos mucho tiempo así, preparando a nuestro pueblo. Uno de los días que estábamos en nuestra tarea de la tarde se acercaron unas personas en caballos y los campesinos comenzaron a correr para esconderse. Mi padre se encontraba sembrando y yo educaba a los jóvenes; bueno, a nadie, porque ellos también salieron corriendo. De momento, se acercó un hombre con músculos, pelo largo y una barba enorme. Su apariencia no era de alguien que se aseara todos los días; deseaba imitar a un caballero. —Venimos a buscar la comida de la fiesta de hoy. ¿Quién la preparó? —dijo el hombre. —Aquí tiene —salió una señorita—, la preparó mi madre. —No me interesa quién la preparó, idiota —dijo, golpeando a la muchacha, que cayó en el suelo. Cuando iba a entrar a defenderla, un joven lo paró con sus quejas. —¿Por qué nos atormentas? Dile al rey David II —dijo el joven— que cada año pagamos por vivir aquí. ¿Cómo es posible que nos quite nuestros alimentos? —No sabes con quién te estás metiendo —dijo el hombre—. Saben que esas son las normas hace cinco años, desde que Leticia y David II tomaron el poder. Si no quieres seguir las órdenes, serás destruido. El hombre se bajó para herir al muchacho con una espada. Mi corazón no pudo soportar más y le pedí piedad por el muchacho. —Te pido disculpas —me arrodillé delante de él—. El muchacho es muy joven y no sabe lo que dice. Te pido piedad. —Bueno, está bien —dijo el hombre—. ¿Cómo usted se llama? —Alejandro, señor —dije ese nombre para que no me reconociera, y siempre manteniendo reverencia delante de él. —Este joven me cayó bien —dijo el hombre—. Quiero que te vayas con nosotros, porque quiero que David II te conozca. Lo más seguro es te convierta en su asesor. —Pero —dije con mucha emoción y drama— es que soy apenas un campesino. —No, Alejandro, tienes algo, no sé lo que es, pero tengo el presentimiento de que puedes serme de utilidad. Además, no te estoy preguntando si quieres, lo que te estoy diciendo es una orden. Me montaron en uno de sus caballos. Después de que el hombre tomó los alimentos, nos marchamos rumbo al Castillo de la Biblioteca. Cuando llegamos por la entrada, muchos recuerdos me vinieron a la mente. Mis escapadas en los árboles, donde me había criado cuando pequeño. Las calles lluviosas en donde conocí a Amanda y ver el calabozo donde aparentemente pasé cinco años de mi vida perdidos. Mi corazón comenzó a sobresaltarse y el miedo trató de cubrir todo mi cuerpo. Me llevaban delante de los reyes Leticia y David II. Ellos se veían con un aspecto horrible. Leticia tenía la cara llena de arrugas y la piel no estaba nada de hermosa. David II tenía mucha barba y su olor no era nada agradable. —¿Quién es ese joven, Carlos? —dijo David II. Al parecer, no me había re conocido—. Respóndeme. —Lo que sucede es —explicó Carlos, mientras que yo me arrodillaba en su presencia— que este hombre defendió a un jovencito que pretendía no darme la comida que usted me ordenó que buscara; le dije que podía ser su asesor. —¿Desde cuando tú seleccionas quién va a trabajar en el reinado, Carlos? —Lo siento, mi rey... Carlos se dirigió a sacarme delante de la presencia de los reyes, cuando de momento... —Espera un momento —dijo David II—. Ven acá, muchacho —me dirigí a caminar hacia él, pero mi corazón se quería salir del pecho. Pensé por un momento que me había reconocido—. ¿Cómo te llamas, joven? —Alejandro, mi rey —me arrodillé nuevamente. —¿Te gusta leer? —preguntó David II. —¿Qué significa leer? —respondí con otra pregunta. —Me gustó tu respuesta, Alejandro —me miró David II—. ¿Sabes?, llévalo al Castillo Analfabeta, que la reina quizá lo necesite, pero no te descuides, muchacho. Yo gobierno ese lugar también y espero que hagas bien tu trabajo como asesor, porque sino te espera la muerte. —Gracias, rey, por la oportunidad. Salimos de la presencia de David II y de Leticia. Nos fuimos Carlos y yo hacia el Castillo Analfabeta para dejarme con los supuestos reyes de aquel lugar. Mientras tanto, Carlos comenzó a hablar de las cosas que ocurrían en el Castillo de la Biblioteca. —Cuando David II tomó el reinado del Castillo de la Biblioteca, el pueblo pensó que era por un tiempo, mientras que los reyes se encontraban en una convención. Pasaron cinco años y nunca volvieron.

Continuará......

Capítulo # 4 (Parte III) NO ME DOY POR VENCIDO

Capítulo # 4 (Parte III) NO ME DOY POR VENCIDO
Para capítulos anteriores o recientes puedes visitar: https://www.wattpad.com/myworks/113273295-pr%C3%ADncipe-inexplicable
Si quieres adquirir el libro impreso marca aquí:



—Hijo, ¿cómo puedes ver todas esas cosas? —preguntaba mi padre—. Que yo sepa, tú no eres astrólogo. —No soy astrólogo —sonreí un poco—. Es que yo he tenido esos sueños raros también. —¿De veras, hijo? ¿No me estás tomando el pelo? —No, padre. —Pues tú eres el elegido —dijo mi padre con autoridad. —¿Qué quieres decir? —pregunté con asombro. —Las únicas personas que tienen ese tipo de sueños son las que están destinadas a ser reyes. No te lo quería decir, porque tenías que pasar por la experiencia: el leopardo es el potencial de tu bisabuelo. —Padre, qué interesante, yo seré el rey —dije animado. —Bueno, hijo, solo si podemos alcanzarlo. Como acabas de decir, va a ganar David II o tú. —Mientras se nos ocurre un plan, tomaré este tiempo para organizar mi vida y pensar en lo que voy a hacer desde hoy en adelante —dije con entusiasmo. —Perfecto, hijo. Sé que de alguna manera vamos a salir —me animó mi padre. —En mi caso —interrumpió mi madre—, yo siempre sueño con una dragona que habla. —Bueno, mi amor, qué bueno que fue eso y no mi suegra —dijo mi padre de forma burlona, brindando poca importancia. Mi mente daba muchas vueltas. Por un momento, pensé que saldría loco de ese lugar, pero me tenía que parar firme y ordenar a mi cerebro no enviar fantasmas, producto de mi imaginación. Me senté sobre una roca, observando que habían dejado unos escritos, analizando lo que significaba cada dibujo. No podía entender. Solo era evidente que la persona que estuvo en este lugar tenía muchas ganas de escribir. —Espera un momento. ¿Ustedes, por casualidad, no tienen una pluma? Tengo un plan. Comencé a escribir en la pared del calabozo la historia de mi vida. Todo lo que hacía desde pequeño, mi niñez, la adolescencia... Seguía redactando todo lo que había aprendido en este viaje de la vida. No tenía el control; no sabía si era de día o de noche... Así pasó el tiempo, sin saber cuánto había pasado sin ver la luz, el sol y comiendo diariamente pan y agua. Realizaba mis necesidades en el mismo calabozo. Terminé de escribir. Comencé a leer lo que había escrito en las paredes. Culminé escribiendo: En la lectura hay conocimientos. —En la lectura hay conocimiento —decía una y otra vez hasta subir la voz. De momento, mis padres siguieron mi ritmo, sin saber de qué se trataba. Comencé a leer el escrito, en el cual terminaba mi historia de la vida, por lo menos en ese momento.
¡Atrévete a leer! las aventuras inolvidables que te brindan los libros de cuentos. ¡Atrévete a leer! para aprender cosas increíbles y nuevas. ¡Atrévete a leer! Descubrir más allá de lo que puedes observar. atrévete a leer! mensajes positivos que alimenten tu espíritu. ¡Atrévete a leer y soñar! Es el impulso que te ayudará a tus metas lograr.
De momento, hubo un gran temblor en el calabozo. La tierra se movió derrumb ando todo a nuestro alrededor. El techo comenzó a caer en cámara lenta, brindando oportunidad de esquivarlo. De momento, a mi mano derecha pude ver el sol resplandecer. Salí inmediatamente, al igual que mis padres. Haciendo su entrada frente a nosotros, Josué. —¿Cómo es posible que estés vivo? —pregunté asombrado—. No me malinterpretes, estoy feliz de verte... ¿Cómo reviviste? —Gracias a ti. Resucité en el momento en que comenzaste a escribir y utilizar tu imaginación. —No fue fácil —dije en forma modesta—. ¿Y cómo ganaremos esta batalla? —Esta batalla no es con violencia, sino con el conocimiento. Hay que ganarse al pueblo, motivarlos para que comiencen a leer. —Pero ¿qué van a leer? —dije, bajando mi ánimo—. Leticia destruyó todos los libros. —Mis hijos, el poder está en el conocimiento. Lemuel, comienza con los niños para que utilicen su imaginación, para crear nuevos cuentos. Y usted, Fernández, es momento de enseñar todo lo que sabe, todo lo leído, reescribir y educar. Era momento de levantar un pueblo, de luchar y ganar una batalla que era de mente y capacidades. - ¿Cómo realizarlo, si nosotros no teníamos el reinado?
—Hijos, no hay que tener un puesto para ser líder —dijo Josué—, solo se necesita el coraje, la dedicación, moral y los deseos de tener un mundo mejor para dirigir a un pueblo. No me malinterpreten, tenemos que seguir reglas, órdenes, mandatos que no violen nuestra moral y ética. Pero en estos momentos, si no detienen a David II y a Leticia, el Castillo de la Biblioteca que levanté con tanto empeño y dedicación se podrá destruir. —No te preocupes —respondí—, no lo vamos a permitir. Padres, tendremos que mudarnos con los campesinos. Cuando Leticia y David II puedan ver lo que le pasó al calabozo nos estarán buscando.
—Tienes razón. Móntense, que los llevaré a ese lugar. Mis padres y yo cedimos en viajar con Josué y volar nuevamente por encima del ca stillo. Con la diferencia de que, en esta ocasión, se encontraban los lugares destruidos y las personas, cometiendo delitos sin ningún castigo. Lo único que deseaba era que Amanda y Juan estuvieran bien. No podía seguir mirando hacia abajo, porque veía lo que le estaba ocurriendo a mi pueblo. Todo lo que veía me indignaba y comencé a ver las nubes, a entretenerme con el cielo azul. Llegamos con los campesinos y nos bajamos de Josué; luego se despidió, mirándonos fijamente. Tomó vuelo, marchándose lejos. Mi vista lo perdió rápidamente, mientras los campesinos nos miraban bien extraños. —Saludos —comenzó a hablar mi padre—. Soy el rey Fernández y vengo a decirles... —¿Qué? ¿Tú, el rey Fernández, con esa apariencia? —interrumpió un hombre—. Ja, ja. De verdad que este castillo va de mal en peor... Escuchen, mi gente. Ese hombre dice que es el rey Fernández. Todas las personas se burlaban de mi padre. Al parecer, no creían ninguna de sus palabras.

Continuará.......

Capítulo # 4 (Parte II) NO ME DOY POR VENCIDO

Capítulo # 4 (Parte II) NO ME DOY POR VENCIDO
Para capítulos anteriores o recientes puedes visitar: https://www.wattpad.com/myworks/113273295-pr%C3%ADncipe-inexplicable
Si quieres adquirir el libro impreso marca aquí:



Te iba a avisar para que la conocieras, pero ella quería pasar tiempo con su prima y luego conocer al resto de las personas. —Madre, ¿para dónde te llevó Leticia? —le pregunté. —Fuimos a pasear por el palacio, hasta llegar a la biblioteca para enseñarle un libro que yo tenía sobre nuestros antepasados. Comenzó a realizar preguntas extrañas, como por ejemplo, cómo era posible que todo el pueblo fuera inteligente, si no extrañaba el Castillo Analfabeta y en dónde estaba el verdadero poder. Lo único que le contesté fue que el poder y secreto de todo estaba en el conocimiento..., en los libros. Ella se me quedó mirando, seguimos caminando hasta llegar al cuarto donde se estaba hospedando. Cuando entré a esa habitación, sentí que una persona me golpeaba la espalda y caí rendida. Cuando me desperté, me encontraba en este lugar. —¿Cómo te enteraste, padre? —Cuando te busqué en tu habitación, me di cuenta de que ya te habías marchado y me fui a realizar trabajos de la realeza, cuando de momento llegó Leticia, diciendo que Carlota, al enterarse de que su abuela seguía viva, se había marchado al Castillo Analfabeta. Me enojé mucho, porque Carlota y yo tenemos buena comunicación, y no podía concebir que tu madre no se despidiera de mí. Me acosté a dormir y cuando me desperté me di cuenta de que...
—Perdona que te interrumpa. Por casualidad, ¿no soñaste con un leopardo?
Mi padre continuó hablando como si no le hubiera preguntado nada.
—Cuando desperté, me encontré con que la biblioteca estaba destruida, junto con sus libros. En ese momento, David II y Leticia me retaron a un duelo, en el cual perdí. Nos enfrentamos en el duelo de espada David II y yo, pero fue inútil; ellos no saben lo que es el honor de un caballero. Leticia buscó cinco guardaespaldas para que me atacaran y así fue que pudieron vencerme. Me llevaron entre la reina mala y los dos guardaespaldas al calabozo. Supe que eran también del Castillo Analfabeta por la conversación que tuvieron. “Mi reinita, de verdad que no entiendo”, decía uno de ellos. “Sin los libros, las personas no aprenderán a leer; si no leen, no podrán interpretar, no existirá pensamiento crítico; podré gobernar a las personas a mi manera”, de cía ella. “Todavía no entiendo, mi reinita”. Leticia estuvo toda la noche explicándole, pero no entendía... Hasta les dibujó, pero ellos nunca entendieron. Luego me quedé dormido y... —¿Qué viste? —dije apresuradamente—. Quiero saber. El silencio invadió el lugar. Mis padres no contestaban la pregunta. Era obvio que algo me estaban ocultando. Creo que era el mejor momento para escuchar todos los secretos que ocultaba el Castillo de la Biblioteca. —Lo siento, hijo. No creo que estés listo para escuchar. —¿Cuándo estaré listo? —dije un poco molesto. —Cuando aprendas lo que la vida te quiere enseñar. —Padre, no quiero sonar maleducado, pero si se van a dejar llevar por lo que tengo que aprender, pues jamás me van a decir nada, ya que toda la vida el ser humano está aprendiendo algo nuevo. —Hijo, tienes razón —respondió mi padre, asombrado—. Esa noche, te observé llegar en un caballo con unas túnicas resplandecientes. Estabas tomando posesión de un reinado, pero de momento tu rostro cambió y, en lugar de verte, estaba David II tomando el puesto de rey. Luego, vi una reina de la que no podía ver su rostro, era mala; no era tu madre, y trataba de defender mi castillo, pero se me hacía difícil. De momento, se apareció un leopardo con alas de águila para ayudarnos a vencer. Se le hacía difícil pelear solo, y cuando llegué al final del sueño para ver quién había ganado, me desperté. De momento, me sentí inspirado y comencé a ver las cosas claramente en mi mente. —Hay una batalla que hay que pelear —les dije a mis padres—. Solo va a haber un ganador, David II o yo. La reina mala es Leticia, la prima de mi madre. Ella reinará juntamente con David II, mientras que yo... —tomé un poco de aire—, aparentemente seré un rey soltero por un tiempo, ya que en estas visiones no aparezco casado —me llené un poco de tristeza. ¿Cómo era posible que Amanda no apareciera en los sueños, mi dulce amor? —. El leopardo es mi bisabuelo, tu abuelo, Josué.

Continuará....

Capítulo # 4 (Parte I) NO ME DOY POR VENCIDO

Capítulo # 4 (Parte I) NO ME DOY POR VENCIDO
Para capítulos anteriores o recientes puedes visitar: https://www.wattpad.com/myworks/113273295-pr%C3%ADncipe-inexplicable
Si quieres adquirir el libro impreso marca aquí:




Me estaba volviendo loco. No aguantaba más. Quería despertar de esa horrible pesadilla. Cerré los ojos una y otra vez. En esta ocasión, no había un rayo de sol que alumbrase mi rostro, un resplandor que me anunciase una mañana. No sabía cuánto tiempo había pasado en ese lugar; tampoco sabía hasta cuándo estaría allí encerrado. De lo único que estaba seguro era que mi final no se iba a culminar allí. Lo mucho que había aprendido, crecido como ser humano, para que se quedase todo en esas cuatro paredes. Me sentía desmayar, no aguantaba este calor. Cuánto hubiese dado por estar en el bosque; no dudaría ni un momento en faltar a clases y quedarme estudiando en la biblioteca. Comparado con estar allí, solo y sin libertad. ¿Cómo había podido llegar a esa situación? ¿Dónde se encontrarían mis padres cuando David II y la reina Leticia tomaron el poder? —¿Por qué a mí? —grité esa frase una y otra vez, cada vez más fuerte. —¿Lemuel? —escuché una voz parecida a la de mi padre. —Sí, padre, soy yo, Lemuel —respondí—. ¿En dónde te encuentras? —Estoy aquí, en la celda de al lado... —escuché una voz interrumpir las palabras de mi padre. —Hijo, soy yo. Me alegra saber que te encuentras bien —dijo mi madre. —No entiendo. ¿Qué ocurrió? ¿Por qué estamos aquí? ¿Por qué me enviaste para el Castillo del Aprendizaje? —Hijo, lo siento. Yo no te he enviado a ese lugar —contestó el rey Fernández—. Fueron David II y Leticia. —Pero ¿cómo es posible? —contesté impresionado—. Si tú mismo me diste el mandato. —Sí, fue que me engañaron. Te contaré, hijo, lo que sucedió. El día que te envié al Castillo del Aprendizaje fue porque David II se acercó a mí y me informó que había una convención de reyes, y me preguntó si Carlota y yo íbamos a asistir, a lo cual le dije que sí. No pasó ni una hora cuando David II se acercó a nosotros para decirnos que el rey Eduardo tenía unas inscripciones y que el mensajero estaba enfermo; no tenía forma de enviarme los documentos. Al otro día, creyendo en las palabras de mi sobrino, te envié hacia el castillo. No te dije que David II era el que tenía la información, porque estaba seguro de que no ibas a ir si te hubieras enterado de que tu primo había sido el que me lo dijo. Quiero disculparme por eso, hijo. —No te preocupes, papá —respondí un poco triste y apagado. —Ese mismo día se acercó a nosotros una muchacha que se llamaba Leticia, que alegaba que era la prima de Carlota. Nosotros la aceptamos gentilmente. Viene el Castillo Analfabeta y no la vimos como una amenaza.

Continuará ......

Capítulo # 3 ¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO?

Capítulo # 3 ¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO?
Para capítulos anteriores o recientes puedes visitar: https://www.wattpad.com/myworks/113273295-pr%C3%ADncipe-inexplicable
Si quieres adquirir el libro impreso marca aquí:





Capítulo # 2 Rumbo Al Castillo del Aprendizaje



Capítulo # 2 Rumbo Al Castillo del Aprendizaje

Príncipe Inexplicable - Capítulo # 1



Comienzo de mi cambio 

El Comienzo de la ilusión

El Comienzo de la ilusión
por: Annesdy Tellado



Me encontraba  sentado en el auditorio de la universidad, esperando que comenzará la asamblea de estudiantes en el cual se iba a decidir sobre unos asuntos importantes que afectaban grandemente  la universidad.  Observo a una chica  que hace su entrada, hermosa, de estas mujeres que tienen esa gracia divina que por obligación no puedes dejar de saludar, ni mucho menos en mirar. Ella camina cerca del área que me encontraba, estoy bien seguro  que ni había notado mi presencia,  pero  mis instinto 
de macho que hay en mi interior salió sin pensar y analizar.

- Me parece que te he visto antes. Realmente no se si te he visto en alguna otra actividad o en mis sueños. Sabes que Dios está en el cielo contabilizando sus ángeles, porque le falta uno. 

Ella se sonrió y se fue caminando. Sentí vergüenza, no puedo creer le dije ese piropo tan clásico.  Si supiera que en estos momentos mi corazón  está en descontrol, pensando y buscando en su memoria
en donde fue inspirado anteriormente por su belleza. Ella regresa y me habla amigablemente.

- Soy Elvira,
- Yo soy Alfredo.
- Mucho gusto Alfredo, ¿nos vamos a tomar un café?

Así que Elvira y yo nos marchamos a tomar un café en la cafetería mas cercana. Así fue el comienzo de esta ilusión. 

FIN

Ruta

Ruta
por: Annesdy Tellado

Estoy de camino a encontrarme con una mujer en el cual he compartido con ella juntos con los  amigos que tenemos en común. Está es la primera vez que vamos  a salir a solas. A pesar que será una visita para el cine, es mi gran oportunidad para decirle lo mucho que me interesa y quiero que se convierta en mi novia. Mientras que estoy manejando mi auto, estructuro la forma mas romántica para decirle mi sentir. Al llegar se encontraba con ella, un hombre. Traté de actuar de una manera agradable y controlar un poco mis celos ya que él causaba la atención máxima de ella. Al entrar al cine, ella se sentó en medio de los dos. Antes de comenzar la película pude integrarme a su conversación. Al culminar la película,
el chico se fue y nos dejó a solas. Caminamos por las calles del viejo San Juan. 
- Te estaba probando, me di cuenta que aunque te incomodaste, fuiste coordial.  No me gustan los hombres que se creen que somos propiedades.
Ella me dio un beso y por supuesto yo se lo respondí.
- Estas en ruta.
- ¿Ruta de qué?
- De llegar a mi corazón.
No tengo idea lo que pase después de aquí, pero una cosa si se, que pondré todo lo que se encuentre a mi alcance para conquistar su corazón.

FIN

Premonición

Premonición
por:
Annesdy Tellado



La vida no es fácil. No importa que estatus social tengas, grados académicos, donde vives o en que trabajes. Todo ser humano tienes sus situaciones y siempre cuando miras al lado escucharas la vieja frase: " Siempre hay alguien peor que tu". Y en cierto sentido la persona que se inventó esa frase tiene razón. La Sra. Carmen se encuentra caminando en las calles del viejo San Juan. Mientras que camina, nota que las personas la mira con desprecio, otros se detenían con miradas de compasión, le daban dinero y otros comida. Ella a su vez se molestaba muchísimo y no le aceptaba nada a nadie. Pasaron los días, en el cual ella no podía entender cómo llegó a esa terrible situación, estar durmiendo en la calle sin tener donde comer y dormir. El dolor del hambre era tan fuerte que ya ella no rechazaba los alimentos y las monedas que las personas le regalaban. Se sentaba todas las tardes a ver al atardecer y sentaba a reflexionar, ¿Cómo pudo caer tan hondo? ¿Cuándo fue que sucedió? ¿Qué ha hecho mal? 
Sin darse cuenta se quedó dormida y un alguien la tocó en su hombro. Ella brinca sobre saltado y cuando mira era un joven que vivía en la calle, el muchacho le ofrecía parte de su comida. El apenas podía tener como unos 18 años. La vida le había dado fuerte aquel joven, era huérfano de padre y madre desde que tiene memoria vivió en  hogares sustituto hasta que se escapó y ahora estaba deambulando por las calles de San Juan. El joven Nelson comenzó ser su nuevo acompañante,buscaban comidas y se cuidaban uno al otro. Un día normal, caminaba Carmen y Nelson, ella escuchaba una voz que venía como desde cielo, esa voz se hacía más fuerte,hasta que sus imágenes desapareció y apareció en la cama de un hospital. Carmen despertó en la cama de un hospital, ella  se encontraba con sus tres hijos. Todas la abrazaron y le explicaron que había estado en coma por tres meses a causa de un accidente del carro. Todo este tiempo, Carmen estuvo en coma. Al pasar el tiempo, cuando ella se recuperó completamente, ella decide ir todos los domingos al viejo San Juan a repartir comida a las personas que se encontraban en la calle. Lo estuvo haciendo durante meses y un día ella va al mismo lugar donde acostumbraba en sus sueños ver el amanecer y allí alguien le toca el hombro. Cuando ella se vira, era el joven llamado Nelson.   Ella lo abrazó como si la conociera,inclusive le hablaba por su nombre. Nelson no sabía quién era ella pero le brindo de su confianza. Carmen se lleva a Nelson a su hogar en el cual fue aceptado por sus hijos. Carmen cambió mucho, ya no era una rica mujer juzgadora, fría para los demás, Ahora era una mujer bondadosa, generosa y tenía la habilidad de entender a los demás y ayudarlos.
Nunca entendió como fue posible que conociera a Nelson mientras que ella estaba en coma, pero la experiencia de su premonición sirvió para que cambiara su vida y la de los demás.



FIN

El pasado olvidado

El pasado olvidado

por: Annesdy Tellado 

















Había una vez un hombre que deambulaba por las calles del viejo San Juan. A pesar de su mal aspecto, las personas se acercaban a él  para escuchar las fascinantes historias que tanto le gustaba narrar.
Es extraño, en su mente venían historias fascinantes, sin embargo no recordaba de donde venia, nada del pasado conocía.  Todos los días una mujer  joven que parecía ser de alta sociedad se sentaba
junto a él a compartir y a escuchar sus cuentos. Una noche,  unos jóvenes que provenían de un auto se bajaron y comenzaron a golpearlo sin ninguna justificación,  hasta dejarlo inconsciente. La joven   lo encontró en el piso y rápido corrió para ayudarlo. En su mente le llegó imágenes del pasado, una detrás de la otra.
- Joven, ¿por qué me quieres ayudar? Si yo soy el asesino de su padre. - Eso era lo único que recordaba el señor.
- Mi padre no era un santo.
- ¿Por qué mes buscas? Yo le quité a su padre.
- Usted me  regaló su dinero y mi libertad.
- ¿A precio de qué?
- Yo de nada, usted fue que pagó en la cárcel, ahora míralo aquí en la calle sin casi recordar nada.
La muchacha se marchó. El señor siguió pensando mientras que caminaba hacia el hospital.
El señor nunca volvió a ver a la joven, pero siempre existía la duda si realmente él  mató al padre de aquella mujer o fue que cayó en el juego de un engaño  de una joven ambiciosa, que fue capaz de convertirse en su amante para alcanzar  la libertad porque su padre la maltrataba, además apoderarse del dinero del mejor amigo de su papá. Aquel dinero del hombre que deambulaba y  que tantos cuentos lo escuchaba contar.

Fin

Start Work With Me

Contact Us
JOHN DOE
+123-456-789
Melbourne, Australia
Con la tecnología de Blogger.

PARTE WEB - Click al mapa

PARTE WEB - Click al mapa
Click en el mapa de Puerto Rico

Labels

BTemplates.com

Ads 300 x 250

Blogroll

About

Follow us