lunes, 19 de agosto de 2013

Reflexionando sobre mis 30 años de edad

Sección: Pensamientos
Reflexionando sobre mis 30 años de edad.
por: Annesdy Tellado


Reflexiono, recordando los tiempos de mi niñez. La expectativa que tenía sobre la vida, las ideas locas en el cual creía como el  mundo iba estar cuando yo fuera más grande. Mientras que crecía aprovechaba mi mundo, jugando con mis amigos, pero a su vez soñaba por ser adulto. Ser el dueño de mi vida, tener el control de mi universo. Caminé en la adolescencia, fue la peor etapa de mi vida. Vivía para los demás, me preocupaba lo que las personas pensaran de mí, inclusive las tendencias de moda dominaba mi vida. Cuando estoy por cumplir mis 18 años, tenía miedo, sabía que comenzaría un sin número de responsabilidades, las que por instinto debes de alcanzar y también las que dicta la sociedad.

Seguí caminando en el camino de la vida, con miedo, ya que me topaba con situaciones en el cual no sabía cuál decisiones tomar. Muchas fueron buenas y otras regulares, pero todas me ayudaron a seguir creciendo, no en edad, sino en madurez.  A mis 21 años me sentía ya grande, el dueño del mi mundo, realmente hacia lo mismo que cuando tenía  20 años. Cuando cumplo mis  26  años comencé a contemplar la libertad,  ser realmente yo, jugar con el viento, hablar solo y soñar sin importar que las personas intentaran derrumbarlos con sus palabras.

Pasó el tiempo, la mayoría de las metas que me propuse las logré, otras no, para ser sincero hay otras que ni me interesa cumplirlas. Cuando ya comencé a cumplir mis 28 años el miedo me invadió, ¿Qué me espera el futuro? De repente la desesperación me invadió. No me veía  trabajando en lo mismo durante toda mi vida.  No quiero envejecer y mucho menos soltero. A su vez comencé a ver el mundo completamente diferente.
Ahora que cumplí mis 30 años el miedo se me fue, veo el comienzo de una nueva década de vida en el cual voy a reorganizar mis planes futuros.  Seguiré agarrándome fuertemente de Dios como cuando era un bebe y  los médicos no encontraban posibilidades de vida. Continuaré  jugando con el viento, no dejaré de soñar como cuando fui adolecente, seguiré amando con la misma intensidad de mi juventud.

Estoy hoy en el capítulo # 30 de mi novela de la vida. Seguiré caminando porque falta mucho por recorrer,  momentos emocionantes, felicidad para compartir, situaciones para llorar y crecimiento espiritual.  Vendrá intriga, tribulación, miedo y amor. No tengo ni idea de cómo terminé el capítulo # 30, ni mucho menos el # 39. Lo que si estoy seguro es que Dios estará protegiendo mis pasos, (ya sean buenos o erróneos) cuidará de mí, como lo ha hecho desde que nací.

Gilberto Annesdy Rodríguez Tellado (Annesdy Tellado)

0 comentarios:

Buscar este blog