lunes, 7 de abril de 2014

Anécdota de una tarde sin tecnología

Anécdota de una tarde sin tecnología
Por: Annesdy Tellado



            Durante el día tuve la oportunidad de celebrar la apertura de la semana de bibliotecarios. Compartiendo con mis compañeros de profesión y disfrutando cada momento en la actividad en el cual estuvimos compartiendo. Mientras que participábamos en la actividad las redes sociales no podían faltar. Constantemente nos tirábamos fotos para subirlas al “Facebook” o al “Twitter”….Así que el lugar se dividió en forma presencial y en las redes, al tal nivel que hablábamos entre nosotros cosas que no queríamos decir en personas por medio de la Internet.

Luego paso lo que tuvo que pasar…. Me fui a comer a un restaurante  con una de mis compañeras de profesión y amiga Yashira. Lo peor que nos podía pasar…. Nuestros celulares inteligentes se quedaron sin cargas….!Qué horror!....Ahí tuvimos que hacer algo que hace tiempo no hacia….Colocamos los teléfonos a un lado y comenzamos a dialogar en persona… Eso fue toda una aventura, ya que nuestra mesa quedaba a la ventana de un centro comercial y vimos personas que serían todo un personaje para algunos de mis escritos.

Primero vimos estudiantes de escuela pública pasearse de un lugar a otro… nos preguntábamos si los padres sabían  que ellos estaban allí. Uno de los chicos tenían un pantalón muy ajustado más que de las muchachas que se encontraban con él. No sabemos porque hablamos de eso. Luego vimos una mujer elegante con un hombre bien vestido, el muchacho le cargaba los paquetes y caminaba juntamente con ella. El veía que es de estos chicos que están super enamorados de sus mejores amigas y que ellas no le hacen caso…. La forma que la trataba parecía más un chofer con una mujer rica que de una pareja normal.
Lo más brutal fue ver a una señora en un bastón haciendo una fila en un lugar de mantecado. Ella causó tanta pena que la colaron.. acto seguido la señora se va a dirección al cine y para comerse mejor el mantecado se colocó el bastón en un brazo y camino lo más normal como si no estuviera nada.  Por ultimo observamos una muchacha con ropa de hacer ejercicio encontrarse con un hombre, apuesto que de que no eran pareja por la forma que se saludaron y caminaron a dirección al cine nebulosamente.
Puede ser que piensen que soy un chismoso pero estas personas serian excelentes personajes para algún cuento o novela de las que escribo…


No tener tecnología nos ayudó estar más pendiente de las personas que nos rodea, chismear de ellas  y poder hablar en la mesa como cualquier persona civilizada y ponernos al día de nuestras vidas privadas sin utilizar el “Facebook” como intermediario.

0 comentarios:

Buscar este blog