lunes, 27 de julio de 2015

2) Dentro del avión , Anécdota de un boricua en España

Dentro del avión
por; Annesdy Tellado


El me que conoce de cerca sabe que siempre tengo una historia de contar, quizás sea porque siempre le busco de como crear una historia con todo lo que paso en la vida. También he pensado que soy así porque soy un eterno y apasionado narrador de cuentos.
Bueno a lo que venimos, el propósito del escrito de hoy. Después de todo el proceso que toda persona tiene que pasar para poder entrar a un avión, llegó el momento de la verdad, el momento de abordar. El vuelo se retrasó casi alrededor de dos horas. Yo me encontraba feliz porque el asiento que tenia asignado se encontraba en una de las ventanillas y la persona que le tocaba a mi lado (no se quien era) nunca llegó. Mas cómodo no podía estar. De repente una aromosa se me acerca para pedirme un gran favor. Había una mujer joven con un bebe en un asiento del medio y se encontraba llorando mucho.  Me pidió a ver si podíamos intercambiar para que ella se pudiera sentar en mi asiento y colocar al asiento de al lado (el que se encontraba vacío) a su bebé. Yo accedí, todo por el bebe. Me toco el primer asiento de los que queda en el medio (después de primera clase) entre dos `personas y al lado del baño. Se lo que están pensando, en lo pendango que fui, pero mi conciencia no me iba a dejar en paz con el bebe incomodo... MALDIDA CONCIENCIA ja ja.
No puedo dejar que me molesté muchísimo ya que mi bultito de mano lo había dejado donde me encontraba sentado al principio, ella fue a buscar el suyo, nunca me dio las gracias, a penas ni me miró. La azafata a percatarse de la situación, cada rato me agradecía sin contar las personas se encontraban a mi lado. Cuando por fin logré dormir ya que el vuelo duró aproximadamente 7 horas y media, me despertó con una cerveza que se bebe normalmente en España.
- Yo no he pedido cerveza.
- Vale, por parte de la casa, - me dijo la azafata.
Así que en el avión tomé mi primera cerveza del viaje. Normalmente  no bebo, solamente socialmente, pero como dicen en mi país:

¨Á caballo regalado no se le mira el colmillo".


Continuará....


0 comentarios:

Buscar este blog