Blog de Annesdy Tellado

Capítulo # 2 Rumbo Al Castillo del Aprendizaje (Parte VII)

Capítulo # 2 (Parte VII) Rumbo Al Castillo del Aprendizaje
Para capítulos anteriores o recientes puedes visitar: https://www.wattpad.com/myworks/113273295-pr%C3%ADncipe-inexplicable
Si quieres adquirir el libro impreso marca aquí:
http://www.lulu.com/shop/gilberto-annesdy-rodr%C3%ADguez-tellado/pr%C3%ADncipe-inexplicable/paperback/product-14416904.html




Al llegar a la punta del monte, donde había que bajar, me quedé asombrado. Qué bonita se veía la naturaleza. Ahora sí podía admirar su belleza, ya que cuando llegamos estaba ciego y no pude disfrutar lo que era una hermosa creación. Todo era de color verde; árboles relucientes que nos ayudarían a librarnos un poco del calor del sol. A lo lejos, veía las nubes blancas y el aire limpio. Bajamos en aquel momento bien rápido, aunque se me hizo bien fácil, porque ya no estaba ciego; no me llené de satisfacción. Me estaba acostumbrando a aprender una lección cada vez que hacía algo. Antes de tener todas estas experiencias, pensaba que uno no tenía nada que aprender hasta cierta edad. Me di cuenta de que uno es como la visión del libro: el fin de nuestro capítulo es el fin de la vida. Todos tenemos algo nuevo que aprender, sin importar la edad. Cada día es una página hasta nuestro final. —Te noto diferente —dijo Juan—, has cambiado. —Por favor —respondí—, no comiences con tus bromas. —Lemuel, yo pienso lo mismo que Juan —confirmó Amanda—. No es que hayas cambiado, es que creciste. ¿Sabes?, tu madurez te hace ver más interesante. Estoy segura de que si el rey Fernández y la reina Carlota estuvieran con nosotros no dudarían ni un momento en darte la oportunidad de ser el rey interino. —Gracias —dije con un tono pensante—, pero entiendo que aún no estoy preparado para ser rey del Castillo de la Biblioteca. Lo presiento. —Es verdad, Lemuel —interrumpió Juan—, ni siquiera tienes una princesa para casarte y hacerla reina. —Bueno, Juan, ¿no me escuchaste en el Castillo del Aprendizaje? —lo miré de forma obvia—. Amanda es mi novia —hice una pausa—, si ella acepta. —Pero... ¿Qué dirían tus padres? —respondió Amanda. —Estarían felices por mí, créeme —contesté. De momento, del cielo vimos caer un leopardo con alas de águila gigante. Sentí una conexión con ese animal y procedí a montarme. —Vamos —les dije a Amanda y a Juan—. Adelante.
Amanda y Juan se montaron y el leopardo emprendió el vuelo. Era hermoso estar volando por el cielo. Parecía chocar con las nubes y observar la naturaleza. Siguió volando hasta que logré ver el Castillo de la Biblioteca. Estaba como lo dejamos: campos verdes a su alrededor, un faro que alumbraba el lugar como siempre y el palacio que quedaba en el mismo centro del castillo. —Esto es llegar con clase —dijo Juan. —Esto es fuera de lo común —decía Amanda. —A veces hay que ampliar la mente —les dije—. No podemos colocar la vida en un molde. No sabía de dónde venían esas palabras; así pensaba yo en esos momentos. Llegamos al Castillo de la Biblioteca. Curiosamente, ni los caballeros, ni los vigilantes parecían ver nuestra gran llegada. Juan se despidió para ir a encontrarse con su familia, acompañado de mi novia. Amanda iba a ser mi esposa. Tendría su propio libro, una familia, el placer de trabajar para los necesitados, no trabajar para una familia adinerada. Proseguí a entrar al palacio para ver a mi familia y recibir una explicación sobre el mandato de mi padre de visitar el Castillo del Aprendizaje.


Final del capítulo # 2

0 comentarios: