Blog de Annesdy Tellado

Capítulo # 3 (Parte I) ¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO? (Parte I)

Capítulo # 3 (Parte I) ¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO?
Para capítulos anteriores o recientes puedes visitar: https://www.wattpad.com/myworks/113273295-pr%C3%ADncipe-inexplicable
Si quieres adquirir el libro impreso marca aquí:




¿QUÉ ESTÁ SUCEDIENDO? Cuando una persona viaja por un bosque y llega en forma de vuelo, pierde la percepción del tiempo. Al parecer, era la hora de dormir, ya que no veía a los criados caminando por el palacio y mucho menos escuchaba a mis padres recibirme con agrado. Al subir las escaleras, sentí en mi interior que algo no estaba bien. En ocasiones como esta, siento una sensación extraña. No quiero escucharme dramático; en esos momentos así me sentía. El silencio del palacio era tan profundo que cada paso que daba era tan fuerte como el ruido de una batalla. Decidí entrar a mi cuarto y observé algo que no estaba bien. Al parecer, todo estaba como lo había dejado: mi habitación se encontraba toda desordenada. Los sirvientes no habían sido capaces de recoger mi cuarto durante mi viaje al Castillo del Aprendizaje. Como en todo siempre hay una enseñanza, hasta los sirvientes me querían enseñar algo: que no fuese tan desordenado. Tomé el libro que estaba tirado en la cama. Cuando lo abrí, lo primero que puede leer fue: “Mi pueblo perece por falta de conocimiento” Comencé a leer las historias que mi padre tenía subrayadas. Todas comenzaban desde el primer reinado de un rey que tenía por nombre Saúl, seguido por el rey David, por el rey Salomón, y vi las semejanzas de esos reinados con los de mis antepasados, incluyendo, por supuesto, a Josué. Me imagino lo que están pensando: “Avanza, explícanos en qué se parecían”. Saúl fue el rey del pueblo de Israel, porque el pueblo le pidió al Creador del cielo un rey. Se les cumplió su deseo. Todo empeoró cuando comenzó a hacer cosas injustas y a desobedecer los mandatos. Fue rechazado como rey. David fue un rey que era conforme al corazón, a pesar de que prácticamente mandó a matar a un hombre en una guerra para quedarse con la mujer de él. Sin embargo, cada vez que David fallaba, se humillaba. Pedía perdón y se levantaba. Salomón, un rey al que el Creador le ofreció que pidiera lo que quisiera. Pudo desear riquezas o placeres, sin embargo, pidió sabiduría para gobernar a su pueblo. ¿Cómo mi bisabuelo seguía estas enseñanzas? Era lo contrario de Saúl; trataba de tener una vida intachable, cuestión de no tener ningún dedo que fuera capaz de señalarlo. Seguía los pasos de David: cada vez que realizaba una mala decisión, lo reconocía. Tenía la capacidad de disculparse y enmendar sus errores. También seguía fielmente a Salomón. Trataba de que su pueblo se instruyera en lectura y libertad de expresión; de esa manera, todos gozaban de inteligencia. ¡Qué maravilla! Si esto lo hubiera aprendido antes. Al parecer mi tío Gilberto inscribió a David II en honor a David, de verdad que no se parecen para nada. Luego de leer por mucho rato, comencé a dormitar hasta quedar profundamente dormido.

Continuará...

0 comentarios: